El miedo escénico es una reacción que nace a causa del desconocimiento, la inseguridad y la desconfianza y que acecha a más personas de las que creemos.

En muchas ocasiones el miedo escénico es un impedimento a la hora de manejarse socialmente y desarrollar una vida normal. Esto ocurre sobre todo en personas que se dedican a las artes escénicas, el teatro, etc. Una de las formas de combatir el miedo a hablar en público es el teatro, aunque parezca dos cosas antagonistas.

El teatro, una terapia contra la timidez

Uno de los errores más frecuentes que cometen las personas tímidas es evitar esas situaciones en las que tienen que exponerse ante el público. Las fiestas, los exámenes orales, los discursos, son momentos en los que la timidez se manifiesta, pero una de las mejores formas de superar esto es lanzarse y hacerlo. El teatro puede funcionar como terapia para enfrentarse a este miedo. La improvisación teatral puede hacerte perder el sentido al ridículo que te impide expresarte frente al público.

Vocalización

Otra forma de superar la vergüenza a hablar en público es desarrollar la verborrea. Es decir, las habilidades a la hora de hablar. Un truco es recitar y aprender trabalenguas. Los ejercicios de vocalización son esenciales para ser consciente de como suena nuestra voz y nuestro acento y como podemos embellecer nuestra forma de hablar. Esto lo podemos hacer recitando trabalenguas o ensayar un monólogo mientras sostenemos un lápiz en la boca. De esta forma aprenderemos a vocalizar de forma correcta. Es esencial si creemos que tenemos alguna tara o defecto a la hora de hablar o pronunciar.

Relajarse y perder el sentido del ridículo

Otra forma de aprender a relajarse en público es haciendo ejercicios de meditación y relajación como el yoga. Los ejercicios de yoga pueden enseñarnos a relajarnos y concentrarnos mejor. Es muy importante aprender a respirar de forma profunda, evitar la ansiedad y la hiperventilación. Realizar estos ejercicios pueden ayudarnos a calar la ansiedad y alteración psíquica que sufrimos cuando nos exponemos al público. Participar en karaokes también puede ser una forma muy divertida y efectiva de superar la vergüenza.

Ensayar

Ensayar va a ser esencial para perder el miedo escénico. Por una parte, aprender el discurso de “pe” a “pa” es esencial para no equivocarse, trabarse y desconcentrarse. Pero, además, te aconsejamos a que te grabes realizando el discurso y luego escuches la grabación para analizar qué puedes mejorar. También puedes mostrarle la grabación a tus familiares o amigos o ensayar delante de ellos el discurso. Pídeles además que hagan algo de ruido, preguntas extrañas u otro tipo de distracciones que pueden surgir espontáneamente durante tu exposición en público.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)