La mayor diferencia entre actuar encima de un escenario o delante de una pantalla es la ubicación de la audiencia. En teatro, el escenario suele estar lejos del público. Dependiendo del tamaño del teatro, los actores deben exagerar sus expresiones faciales y sus gestos para que incluso los asistentes de la última fila puedan ver lo que está sucediendo.

Sin embargo, cuando se actúa para la gran pantalla la cámara puede acercarse mucho al actor, cerrando la brecha entre el público y los actores. En este caso, los actores deben usar expresiones y gestos más sutiles, controlados y naturales.

Además, en cualquier actuación de teatro en directo los actores solo tienen una oportunidad de hacerlo bien. Por eso es importante dominar la voz al máximo y conocer bien el guión. Según el presupuesto de producción y otros factores los actores pueden llevar micrófonos, pero incluso aún así los actores deben practicar para poder representar su papel con precisión, con una dicción nítida y una enunciación clara. ¡No hay segundas oportunidades!

De todas formas, incluso aunque conozcas tu papel y tus líneas a la perfección, puede ocurrir cualquier cosa encima del escenario. En teatro, las actuaciones suceden en tiempo real. Los actores pasan muchas horas de ensayo desarrollando las personalidades y peculiaridades de sus personajes, y aún más horas memorizando sus líneas para adecuarlas a cada secuencia del espectáculo.

Un mal gesto, un error de pronunciación o una frase olvidada son sólo algunos de los posibles errores que incluso un actor profesional y experimentado puede cometer en un momento u otro, ¡pero el show debe continuar! Evita a toda costa bloquearte, más vale dejar correr un fallo pequeño y seguir con tu representación que atascarte en ese error y fastidiar toda la obra por completo.

En el cine, las actuaciones no se producen en tiempo real. Si un actor falla al pronunciar una línea, es fácil corregir el error en la siguiente toma. Eso sí, un verdadero desafío de la actuación cinematográfica es que las escenas a menudo se graban fuera de secuencia debido a preocupaciones presupuestarias, la hora del día o el clima.

Un actor puede tener que realizar una escena intensa con carreras y gritos, seguida de una escena feliz con risas y sonrisas. Hay poco tiempo para “reajustarse” mentalmente, y esto puede ser emocionalmente agotador para cualquier actor a la larga.

Cada tipo de actor tiene sus propios desafíos, pero si hay algo que está claro es que en AficionArts podemos enseñarte todo lo que necesitas saber para convertirte en un actor aficionado de primera. ¿Aún no conoces nuestros cursos? ¿Y a qué estás esperando?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)