Historia, mitología, romances y batallas es lo que verás si disfrutas del arte escénico japonés llamado Kabuki. Este espectáculo cultural, creado por Izumo no Okuni, una mujer con grandes dotes para el teatro y el baile.

Izumo no Okuni, nacida en 1572, fue la hija de un herrero que trabajaba en un santuario. Desde muy joven se convirtió en la sacerdotisa del santuario y era muy famosa por su talento teatral y artístico. Es por este motivo que Izumo fue enviada a distintos países para hacer teatro y recaudar fondos para el santuario. Izumo interpretaba situaciones de la sociedad en la que vivía en el momento (humor sobre la vida, sobre el mundo de la noche) y sus obras llamaban mucho la atención y gustaban mucho. Por ese motivo Izumo dejó de ser sacerdotisa para dedicarse a lo que realmente le hacía feliz: el teatro.

El teatro Kabuki era interpretado exclusivamente por mujeres marginadas que Izumo reclutaba para enseñarles el arte y convertirlas en actrices. A partir de este momento esta forma artística comenzó a cambiar. El Kabuki comenzó a interpretarse por otras mujeres y grupos y fue deformándose poco a poco. Algunas mujeres deformaban el estilo convirtiéndolo en sugestivo, indecente e incluso un puente hacia la prostitución. Esto hizo que el gobierno prohibiera la participación de las mujeres en este estilo teatral (en el año 1629).

Curiosidades del Teatro Kabuki

Cuando las mujeres dejaron de interpretar el estilo Kabuki, tras algunos escándalos y controversias, el kabuki solo podía ser interpretado por hombres maduros. Los “Onnagata” son los actores masculinos que se dedicaban a interpretar los papeles femeninos. Los “Onnagata” conseguían interpretar a las mujeres de forma muy sutil y elegante, con preciosos kimonos y poniéndose en los zapatos de las mujeres de la época. A día de hoy las mujeres siguen sin interpretar las obras Kabuki y son los hombres los que encarnan los roles femeninos.

Las obras Kabuki tratan sobre los temas de la antigüedad, sobre como era la vida en esa época, la mitología, deidades, personajes legendarios, batallas, samuráis, etc. También hay mucha temática relacionada con el sintoísmo, las antiguas cortesanas, y el budismo. Habitualmente, en medio de las obras Kabuki, es habitual que los “Omuko” (un grupo de personas de una asociación) se dediquen a gritar el nombre de un actor al que quieren animar. Este grupo de personas suele situarse al final de la sala de teatro para gritar el nombre del actor desde ese punto para que todos puedan escucharlo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)