Tras la aclamación de la crítica por su actuación en Fosse / Verdon, la actriz nominada al Oscar Michelle Williams ha estado hablando sobre su papel como la cuatro veces ganadora del Premio Tony, Gwen Verdon. En una entrevista con IndieWire, Williams explica que, a pesar de la confianza que pueda tener en sus roles, confiesa que realmente no sabe a dónde podrían llevarla.

Cuando se le pide que explique su actuación en una escena en particular (la conversación telefónica del episodio 7 entre Bob Fosse y Verdon de Sam Rockwell), Williams admite que tiene poca idea de dónde vino la actuación y explica cómo eso informa su actuación:

“No tengo idea de lo que está pasando. No tengo la mínima idea. Hago toda esta preparación, entrenamiento, pensamiento y trabajo, y luego no sé qué va a pasar. Es absolutamente aterrador e insoportable porque antes de cada toma, de cada escenario, con cada escena, de cada día, no sé qué voy a hacer y no sé qué va a pasar.

Entonces, es un poco como ser empujado por un precipicio y esperar que aprendas a volar cada vez. Nunca sé el camino preciso para llegar al trabajo. Solo sé que a veces se abre y que cuando tengo experiencias de que se abre de manera más consistente, todo lo que puedo hacer es confiar en el pasado. No puedo anticipar el futuro.

Nunca sé lo que viene. Llegué al punto en que comencé a referirme a Gwen como mi propia entidad, “Ella se siente así o quiere hacer esto”. Se sintió como alguien que saltó dentro y fuera de mí. Ella no era yo. Estaba fuera de mí y, a veces, entraba en mí y yo decía: “Oh, a ella le gustó eso” o “No era gracioso cuando golpeaba los pies”, porque yo no sabía exactamente cómo se manifestaría ella misma.

Porque no miro el monitor. No miro fotos fijas. No observo desde el exterior de ninguna manera. Mantengo mi conexión interna y realmente trato de mantener su punto de vista tanto como sea posible.”

En Fosse / Verdon, Williams necesita matar tres pájaros de un tiro: actúa, canta y baila. Cuando el entrevistador le preguntó si eso equivalía a su sensación de que se trataban de “desafíos insuperables” durante la grabación, ella respondió:

Honestamente, creo que se siente así todos los días. Se siente así cada escena, todos los días, pero es como una duda que también se mezcla con la fe. De alguna manera tienes partes iguales de ambos, pero la duda nunca desaparece.

Está siempre presente. Me atrevería a decir que es antes de cada toma. “No sé si puedo hacer esto, no sé exactamente qué voy a hacer, no sé cómo hacerlo, pero lo voy a hacer”.

Y es que por mucho que se estudie un guión y un personaje, en muchas ocasiones, como relata Williams, deberemos convivir con las dudas y el miedo a que a la audiencia no le guste nuestra interpretación. Eso, no obstante, no debería desmotivarnos, sino todo lo contrario. Hasta los más grandes actores tienen miedo cada vez que hacen una escena cualquiera.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)