Siempre se ha especulado sobre los beneficios de  hacer  o estudiar teatro, especialmente a nivel aficionado. Existen diversas opiniones y enfoques al respecto y, efectivamente, consideramos que hacer teatro es muy beneficioso incluso para quienes no buscan dedicarse a este oficio.  Pero para poder argumentar mejor esta afirmación, basada en nuestra experiencia realizando cursos y talleres en Aficionarts, vamos a recurrir  al estudio “Teatro y Beneficios para el desarrollo positivo. Un estudio con adolescentes Valencianos” de Tomás Motos Teruel de la Universidad de Valencia. 

En este estudio se contó con la participación  de 53 sujetos, divididos en 5 grupos de discusión de jóvenes de entre 12 a 20 años que cursaban asignaturas racionadas con las artes escénicas y la práctica del teatro como asignaturas optativas de Taller de Artes Escénicas y Danza en ESO, en el Bachillerato Artístico, en un Taller de Teatro Extraescolar  y en  un Modulo de Animación Sociocultural, para indagar y concluir si hacer teatro aportaba beneficios sobre los individuos y si estos beneficios favorecían el desarrollo positivo de los mismos.

Como conclusión el estudio refleja los siguientes beneficios de la práctica del teatro:

  1. Promueve habilidades personales
  2. Ofrece una oportunidad para explorar y expresar sentimientos
  3. Proporciona un contexto de apoyo y seguridad
  4. Posibilita hacer amigos
  5. Incrementa las habilidades comunicativas
  6. Proporciona recursos para ser empleados en otros ámbitos y momentos de la vida
  7. Ayuda a formar la identidad y mejorar la autoestima
  8. Desarrolla destrezas para entender a los otros
  9. Supone una oportunidad para evadirse de las situaciones negativas

En base a la experiencia vivida en Aficionarts, coincidimos con estos beneficios que son aplicables a los adultos. Gran parte de nuestros alumn@s acudían a las clases por motivos muy distintos a los de la formación actoral.

Cabe destacar, que aunque estos beneficios se den en cursos, clases y actividades teatrales, no son extrapolables a la formación de actores profesionales. En esta se adquieren habilidades muy útiles y beneficiosas para los alumn@s, pero en este entorno el objetivo es aprender un oficio y dotar a los alumn@s de las habilidades y destrezas necesarias para dedicarse a un oficio muy exigente.

Por lo que no se debería asociar o comparar ambas formaciones, siendo la formación del aficionado una de las mejoras maneras de adquirir bases y contacto con el mundo de la interpretación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)