Las nuevas tecnologías están sustituyendo poco a poco las artes que tanto nos han regalado y entretenido a lo largo de nuestra historia: las artes escénicas. En este post te explicamos qué funciones cumplen los tramoyistas y los escenógrafos en el arte teatral.

¿Qué es la tramoya?

La tramoya es el conjunto de máquinas e instrumentos mediante los cuales se hace el cambio de escenario y decorado durante la obra teatral. La tramoya es aquella máquina que «hace magia en el teatro», aunque en muchas ocasiones también se utiliza esta palabra para hacer referencia al propio teatro. El tramoyista es el operario que utiliza y pone en marcha esta máquina. El trabajo que realizan los tramoyistas es montar los decorados, los muebles, el atrezo y demás elementos durante el proceso de la obra y los entreactos.

Cuando la obra acaba el tramoyista desmonta los decorados y los guardan para preparar el escenario para el siguiente espectáculo. Algunos escenarios pueden incluso quedarse en el sitio y servir para la siguiente obra teatral. Además, el tramoyista también se encarga con la carga y la descarga de los decorados y el atrezo. El tramoyista hace magia en el teatro y su papel en la obra de teatro es tan imprescindible como la de un actor.

El escenógrafo. ¿Cuáles son sus funciones?

El escenógrafo diseña todos los elementos que conforman las escenas de una obra de teatro. Los elementos que diseña el escenógrafo son las luces, la banda sonora y los sonidos que conforman la obra teatral, el atrezo, los decorados, etc. El escenógrafo debe tener una relación de unión con el tramoyista, ya que estos deben trabajar en conjunto. Por un lado, el escenógrafo diseña y estudia el movimiento de los escenarios y por otro lado el tramoyista ejecuta esos movimientos.

Elementos que manejan el tramoyista y el escenógrafo

Como podemos ver la escenografía es todo un mundo que comprende un amplio abanico de términos que deberías conocer si te quieres dedicar al arte teatral. Bastidor, atrezo, back stage, guindaleta, pata de gallo… Todos estos elementos son recursos necesarios para la representación teatral y aunque el guionista y los actores deben ser buenos, sin el diseño y la ejecución de estos elementos, la obra no sería la misma.

En conclusión, sin una buena escenografía (decoración, bastidores, sonidos, luces) la obra de teatro sería un fracaso. Este proceso creativo requiere mucho trabajo y creatividad, ya que dar vida a la historia no es una tarea fácil.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)