A lo largo de los años que hemos desarrollado los cursos de interpretación para aficionados, muchos alumn@s nos preguntaban por las diferencias entre la actuación en teatro y en el medio audiovisual (Cien, Televisión, etc…)

Ante este requisito siempre empezábamos con la pregunta de qué consideraban más difícil: ¿Actuar en el teatro o ante la cámara?

Más del 80% de las respuestas afirmaban categóricamente que en el teatro era mucho más difícil y al pedir que lo razonasen, muchos alegaban que en el medio audiovisual tienes la opción de repetir las tomas.

Pero la realidad es muy distinta a la percepción del público:

En primer lugar, cabe decir que para los actores y actrices el teatro nos ofrece una experiencia más integral y generalmente se disfruta más por ser más inmersiva.

Ventajas del teatro:

  • El actor ofrece su interpretación directamente ante el público, sin que se altere o edite posteriormente.
  • La actuación se hace de forma continuada y en muchos casos lineal.
  • Los actores y actrices tienen el “Control” sobre lo que ocurra.
  • El contacto con el público es inmediato y se siente su energía.
  • Se dispone de un período de ensayo previo, donde los actores y actrices trabajan bajo las directrices del director o directora para crear la función.

Ventajas del medio audiovisual:

  • Permite trabajar sutilezas que en el teatro pasarían desapercibidas.
  • Exige una actuación más honesta en muchos sentidos y que al mismo tiempo sea técnicamente adecuada.
  • La construcción de la película o serie se realiza creando piezas que se enlazan y así cuentan la historia. Nos permite narrar y vivir las historias con cada gesto, todo está condicionado a otros elementos que suman (en los casos en los que se hace bien), desde el tipo de plano, la música, el maquillaje, el vestuario, el técnico de sonido, etc… todo el equipó construye y modifica la interpretación del actor o actriz. En teatro también se da, pero en menor medida.
  • El audiovisual nos permite llegar más lejos, ya que en teatro a veces nos limita el escenario como espacio físico concreto.

Tal y como dice Michael Caine en su libro “Actuar para el Cine”:

“La primera vez que salga a ponerse delante de una cámara no tiene nada que ver con la primera vez que salió con una chica. No tiene que producir una impresión especial. A la cámara no hace falta cortejarla, ella ya te ama profundamente. Como una amante atenta, de cada una de tus miradas: no puede apartar los ojos de ti. Escucha y registra todo lo que haga, por muy imperceptible que sea. Nunca había visto una devoción igual. La cámara es también su amante más fiel, mientras que usted pasará la mayor parte de su carrera mirándo hacia otro lado e ignorándola”.

En cuanto a la idea de nuestros alumn@s sobre la posibilidad de repetir tomas en cine o televisión, los actores que trabajan en el medio audiovisual deben ir a primera toma, cada repetición implica más coste en la producción y nunca se debe repetir por un actor o actriz. Ambos espacios, el teatro y el mundo audiovisual exigen una formación severa, un entrenamiento riguroso y una sensibilidad muy especial para poder crear el milagro de “engañar” al público para que  crea  que lo que ve es real y ocurre por primera vez. Ya sea sobre un escenario o en una pantalla.

Y los actores y actrices disfrutamos del proceso de trabajo de uno y  otro medio.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)